RSS

“Me Venció La Tentación”

Escrito por Giovanni E Romero

Para: Generacion Fuerte

Caí en tentación. Hace muchos años ya, cuanto tenia 11 años tuve una experiencia traumática. Me fui a pasar mis vacaciones a casa de un senor amigo de mis padres llamado Don Justo y a quien yo llamaba padrino. Don Justo era el capataz de una finca. El solía salir a recorrer las diferentes instalaciones de aquella finca asegurándose que todos los trabajadores hacían sus deberes como debían. El ferrocarril llegaba varias veces a la semana y Don Justo tenia que estar allí para asegurarse que las frutas se subían como se debía. El medio de transporte que el usaba era un caballo que a mis 11 años me parecía enorme. Para entonces yo nunca me había subido en un caballo, era un chico que había crecido siempre en la ciudad pero la curiosidad me mataba, quería saber que se sentía, quería ver si me miraría tan importante como mi padrino en su caballo. Quería saber como se miraba el mundo desde el lomo de un animal tan grande. Ya para cuando habían transcurrido unos días en aquella finca yo había ya tratado de subirme a aquel caballo pero me quedaba muy alto y no cooperaba conmigo para nada pero como a las dos semanas finalmente se me dio la oportunidad. Padrino llego a la casa a la hora del almuerzo y como era de costumbre se fue a tomar su siesta luego comer.

El caballo estaba ensillado comiendo bajo una sombra y al lado de un cajón que quedaba perfecto para yo subirme al cajón y de allí saltar al caballo. Solté la rienda del caballo que lo tenia amarrado a un poste, me subí al cajón de madera y luego de un brinco caí en la espalda del caballo pero la silla era enorme y el espacio donde meter mi pies estaba colgando abajo y mis piernas muy cortas, no tenia ninguna esperanza de yo alcanzarlos. Empecé a hablar al caballo para que se moviera y justo comenzó a andar lentamente, mi error fue que después de unos minutos el patio se volvió pequeño y decidí sacarlo a la calle, la casa estaba a unos 30 metros de las líneas del ferrocarril. Tome el lazo que tenia el caballo amarrado cerca de su boca y comencé a halarlo y le pegue al caballo para que anduviera mas rápido.

De pronto el caballo salio corriendo por sobre los rieles del ferrocarril a toda velocidad, yo pensé que era una pesadilla, se me cruzaban muchos pensamientos en esos momentos que parecían horas, pensé en lo molesto que estaría Don Justo y pensé en que si me tiraba o me cai de seguro no viviría, y cuando el caballo finalmente se detuvo como 5 cuadras mas allá me tire prontamente pero mis rodillas me temblaban y no me podían sostener, tenia unos nervios terribles. Aun hoy cuando me acuerdo se me acelera el corazón. Cuantos de ustedes se han también metido en problemas por haberse dejado vencer por la tentación y tomado lo que no era de ustedes?

Porque sera que nosotros los seres humanos encontramos tan difícil resistir la tentación de tomar algo que no es nuestro? Hay como un placer escondido en hacer lo malo, en hacer lo que va en contra de lo que nos han enseñado nuestros padres y en hacer lo que hemos aprendido que no es agradable a Dios. Increíblemente la mayor parte de veces que hemos tomado algo no ha sido ni siquiera porque lo hemos necesitado, rara vez hemos tomado algo ajeno para comer o para suplir una necesidad genuina, la mayor parte de veces hemos hecho cosas que no agradan a Dios casi exclusivamente por la emoción, por la adrenalina que nos causa. En la actualidad vivimos en un mundo en donde hemos aprendido sea por los ejemplos de nuestros padres, por los modelos que crecimos viendo en la televisión a nunca dejar pasar la oportunidad de tomar un beneficio a cambio de nada; Generalmente vemos un billete de 20 en el piso y en vez de sentir compasión por quien lo perdió salivamos a la expectativa de ponerlo en nuestro bolsillo y gastarlo. El problema ante todo esto es que con el tiempo nuestro cerebro deja de hacer la distinción entre si es dinero, o comida, o placeres o posiciones, de pronto sentimos que todo se vale y nuestra ética es puesta a un lado.

En el Libro de los Hechos (8:9-24) en la Biblia hay una referencia a un hombre llamado Simon. Este Simon era un mago, un adivino y era uno que según el relato era jactancioso, le gustaba que todo mundo pensara de el como alguien importante. Este había engañado a la gentes de aquellos tiempos y muchos creían que Simon hacia lo que hacia por el poder de Dios. Pero en aquellos tiempos un hombre llamado Felipe apareció hablándoles a las gentes del verdadero Dios y muchos de ellos, entre ellos Simon creyó y hasta se bautizo. Pero Simon acostumbrado a salirse con la suya y a la adulación de la gente cuando vio a Felipe ya los otros haciendo cosas impresionantes en el nombre de Dios les ofreció dinero para tener esas facultades el también. Dice la Biblia que cuando Pedro escucho esto se enfureció y le dijo a Simon “que tu dinero muera contigo porque has pensado que el regalo de Dios puede comprarse con dinero.

Simon al igual que muchos de nosotros en muchas ocasiones quería encontrar un atajo, un método mas rápido y sin esfuerzo para llegar al éxito espiritual, al reconocimiento humano, al corazón de Dios. El se había acostumbrado a salir de cualquier problema con dinero, era uno acostumbrado a tomar lo que quería cuando lo quería sin tener que esperar. Había engañado a muchos pretendiendo ser un hombre que operaba con el poder de Dios pero cuando finalmente tuvo un encuentro con el Dios verdadero pensó que esta seria otra oportunidad de mejorar aun mas su curriculum adquiriendo un poder que el aun no tenia. Que equivocado estaba Simon. El no queria sentarse a aprender, el no queria pasar por el proceso de aprendizaje, el no queria pasar el trabajo, el vio lo que otros tenian y lo quizo pero no se detubo a preguntarse como lo habran obtenido.

En nuestras vidas muchas veces batallamos con la impaciencia, sentimos que hemos nacido para cosas mejores, sentimos que nacimos en el lugar equivocado, que nuestra cama no debería ser ese colchón duro pero uno de plumas y de lino fino. Pensamos que si tan solo nuestros padres hubieran sido otros, si tan solo nuestros abuelos, hermanos o cualquiera que no ayuda nuestros planes hubieran sido otros estaríamos mejor. Nos preguntamos porque deberíamos de andar en este carro viejo de mi familia, o porque conducir este carro viejo en vez de andar en el carro nuevo y de lujo. Pensamos porque tengo que diariamente elegir entre el pantalón azul o el negro? Porque solo dos pares de zapatos? Y muchas veces aun cuando tenemos todo sentimos en nuestro interior un vacío que no logramos llenar. Todos estos deseos nos alejan mas de la realidad y nos hacen vivir esperando algo que posiblemente no llegara porque no hemos hecho las inversiones adecuadas. No hemos trabajado como deberíamos, no hemos pedido adecuadamente.

Hemos equivocado el orden de las prioridades en nuestras vidas. Muchos en nuestro tiempo son atraídos por mensajes en donde el tema principal es la prosperidad desmedida, es la posesión de dinero y todo lo que desiemos sin ningún propósito especifico, tener solo por tener. La misma actitud que nos hizo antes poner nuestro pie sobre el billete en el suelo para que nadie lo viera y nos hizo lentamente pretender agacharnos a amarrar nuestro zapato y así tomar lo que no era nuestro nos hace hoy en día pretender una espiritualidad inexistente pensando que con ellos podremos comprar algo que Dios ha hecho disponible gratuitamente, Su salvación, la alegría de Su salvación. Nuestra deseo desenfrenado por tener lo que no hemos trabajado para tener esta alejando a muchos de nuestras iglesias.

Hoy mismo habrán muchos en una iglesia en algún lugar en el mundo que no volverán mas porque escucharan algo que no tiene nada que ver el verdadero mensaje del evangelio. Muchos han tenido malas experiencias en iglesias, han sido heridos por comentarios y comportamientos de otros, tienen preguntas que no se atreven a hacer por temor a ser vistos como incrédulos, Aun en visitas esporádicas han visto que el enfoque se ha perdido, que la iglesia ya no se trata de Dios, que ahora se trata de todo menos de El. Algunos han visto, escuchado decir que si tienen deudas, que si no tienen lo que quieren es porque hay algo malo en ellos, es porque hay pecado en sus vidas. Estas generalizaciones están causando que miles abandonen la esperanza de la vida eterna avergonzados y llenos de culpa. Que estas haciendo tu? Sera posible que hayas cedido a la tentacion? Sera posible que estes viviendo en una relacion adultera o fornicacion? Sera que estas tomando de tu trabajo lo que no debes? Sera que estas siendo desagradecido con tus padres porque piensas que ya no necesitas su consejo? Estas tu tratando de comprar el favor de Dios? O sera mas bien que te has cansado de tratar y has caido en el cinismo y ahora le restas importancia a todo?

Como estas lideando con las tentaciones? Debemos de encontrar como dice la Biblia nuestra delicia, nuestro placer, nuestra alegria en Dios, solo cuando lo hagamos asi El cumplira los deseos de nuestro corazon. No los deseos que tenemos hoy, porque entre mas encontremos nuestro proposito en Dios menos nos sentiremos atraidos por lo superficial y vano. Tu que a lo mejor has estado ya por mucho tiempo deleitandote en cosas que no deberias debes de saber como dice el dicho popular, no todo lo que brilla es oro. Muchas veces en nuestra necedad cometemos el error de pensar que no seremos descubiertos, que no habran repercuciones a nuestras acciones. Pero si las hay, es el mismo peso de los frutos que quiebra las ramas, el mismo peso de nuestras malas decisiones traera dolor y perdida. Ponte en pie, ponte en posicion de lucha, no permitas que ninguna cosa te robe tu relacion con Dios.

Oremos.

“Sed fortalecidos en Dios y en el poder de su palabra”.

 

One response to ““Me Venció La Tentación”

  1. maria medina

    April 21, 2010 at 4:38 pm

    buena historia todos estamos expuestos a una tentacion nos hace reflexionar

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: