RSS

Se fueron sin decir adiós.

 

adioos1

Uno de estos días me di cuenta que me estaba comenzando a sentir afectado por hermanos que han pasado por nuestra iglesia y que se han ido sin decir adiós. Aunque estamos lejos de ser perfectos como pastores o iglesia siento que cuando alguien entra por nuestras puertas hacemos lo posible por recibirlos y hacerlos sentir en casa y es difícil cuando uno se acostumbra a la gente y ellos simplemente deciden irse.

Y pues estaba un día de estos meditando en eso cuando Dios me consoló hablando a mi corazón, diciéndome que, lejos de frustrarme debería de sentirme contento porque de alguna manera jugamos un papel en encender la llama en las vidas de estas personas. Algunos de ellos habían estado en otras iglesias, o en nuestra misma iglesia por años, y otros nunca habían estado en una iglesia y con nosotros descubrieron que les faltaba mas; que querían mas de Dios.

Fuimos instrumentos en las vidas de estos hermanos para despertar en ellos hambre espiritual a tal grado como para irse a otro lugar a buscar aun mas de lo que nosotros podríamos haberles ofrecido como iglesia. Algunos se sienten tan contentos donde están que hasta han invitado a otros hermanos a unírseles. En todo esto encontré un gran Consuelo.

Ahora puedo mas bien orar por sus vidas para que donde estén encuentren lo que buscan. Y puedo orar por nuestra iglesia, no para que se llene de la misma gente sino para que otros sigan viniendo y Dios nos siga utilizando para un despertar espiritual en sus vidas. No vamos a cambiar; vamos a seguir ofreciendo nuestro amor y aceptación a todos por igual. Pero si vamos a seguir orando para que Dios nos cambie de adentro hacia fuera y nos haga humildes, mansos y agradecidos en todo tiempo.

Giovanni E Romero

Advertisements
 
Leave a comment

Posted by on May 27, 2016 in Uncategorized

 

“Con miedo a los milagros”

“Con miedo a los milagros”

Escrito por Giovanni E Romero

SerpienteMe asombre cuando leí esta historia en el libro de Éxodo capítulo 4: 1-5 y dice, (NBD) “Moisés volvió a preguntar: —¿Y qué hago si no me creen ni me hacen caso? ¿Qué hago si me dicen: “El Señor no se te ha aparecido”? 2 —¿Qué tienes en la mano? —preguntó el Señor. —Una vara —respondió Moisés. 3 —Déjala caer al suelo —ordenó el Señor. Moisés la dejó caer al suelo, y la vara se convirtió en una serpiente. Moisés trató de huir de ella, 4 pero el Señor le mandó que la agarrara por la cola. En cuanto Moisés agarró la serpiente, ésta se convirtió en una vara en sus propias manos. 5 —Esto es para que crean que yo el Señor, el Dios de sus padres, Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me he aparecido a ti”.

Estoy muy impresionado por la frecuencia con que oramos a Dios por milagros y luego nos asustamos fácilmente cuando las cosas comienzan a suceder, pero esas cosas que suceden no se ven en lo absoluto como los milagros que esperábamos o a lo que habíamos estado orando.

Aquí encontramos a Moisés, quejándose ante Dios por no tener ninguna garantía, o alguna prueba de su existencia como para ir delante de los egipcios, y hablar en Su nombre. Moisés le dice a Dios: “¿Y si no me creen? ¿Qué pasa si no me escuchan? ¿Y si dicen que nunca te me apareciste? “Entonces, ¿qué hizo Dios? Bueno, él trató de satisfacer la preocupación de Moisés; Dios le preguntó: “¿Qué es eso en tu mano?”, una vara dijo Moisés, así que luego, con la vara de Moisés en el suelo Dios lo transformó en una serpiente. La historia dice que Moisés saltó hacia atrás cuando vio a la serpiente; en algunas versiones lee que: “Moisés huyó”.

He aquí Moisés intercediendo por un milagro, pidiendo ayuda y comprensión de Dios y cuando Dios quería ayudarlo a cumplir su misión se convierte en un niñito asustado por lo que vio.

¿Con qué frecuencia hacemos exactamente lo mismo? ¿Con qué frecuencia oramos a Dios por los milagros, pedimos Su ayuda en una situación particular, pero al poco tiempo las cosas parecen mas bien empeorar (la serpiente) y empezamos a correr? Oramos por dinero y perdemos nuestros empleos. Oramos por sanidad y otro miembro de la familia se enferma. Así que en lugar de tratar de ver a Dios obrando en las circunstancias rápidamente empezamos a correr a los vecinos “o para un prestamista o a compartir nuestras penas con otras persona.

Es extraño que el primer milagro de Dios hizo ante Moisés fue convertir una vara en una serpiente; la única cosa que Moisés tenía en sus manos Dios la transformo en serpiente. ¿Cómo es posible que Dios hiciera un animal que todos tememos? Vemos una paloma, un conejito, o una mariposa y pensamos “qué lindo”, pero una serpiente? ¿Por qué Dios haría un animal que a menudo asociamos con el mal?

Esto es lo que a menudo nos sucede; Dios realiza milagros en nuestra vida diaria, pero tenemos problemas para aceptarlos como tales porque no hacemos ningún esfuerzo para mirar más allá de la apariencia de las cosas. Estamos muy enfocados en nuestras propias necesidades y deseos y perdemos el la oportunidad de ver el retrato completo. Dios está interesado en el uso de todas las oportunidades para darnos una enseñanza, para usar esas circunstancias como una lección que cambiara nuestra vida. Claro! ¿Cómo podríamos pensar que hay un milagro en ser despedido de un trabajo, al ser dejado fuera de nuestro apartamento o en la pérdida de un amigo cercano? Esos, lo mas probable no son los milagros que esperamos, pero son parte de un proceso divino a través del cual Dios nos llevará camino a la victoria. El camino a la Tierra Prometida pasa a través del desierto.

Escrito por Giovanni E Romero

Todos los derechos reservados, por favor respete los derechos del autor.

 
Leave a comment

Posted by on October 8, 2015 in Uncategorized

 

Visita www.cristianosradicales.com

Escucha nuestros programas en: http://soundcloud.com/giovanniromero

 
2 Comments

Posted by on November 12, 2009 in Uncategorized

 

“Diga el débil fuerte Soy” Joel 3:10

Nueva-GF

 

 
1 Comment

Posted by on January 22, 2009 in Uncategorized